¿El huevo o la gallina?

Equipo de Investigación, Información y Asistencia.
Área Violencia Doméstica y Maltrato.
Formación y Becas de Estudio.
Subvención a Empresas y Parados.
Tlf: +0034 981 94 08 09 / 630 327 998
Web: www.campus-stellae.com
Email: live@campus-stellae.com

¿El huevo o la gallina?

Y a hemos visto en otras ocasiones que la psicología, al igual que cualquier otra ciencia del conocimiento humano, no escapa de la constante disputa entre el empirismo (o aprendizaje) y el nativismo (o genética). El tema que hoy nos ocupa gira alrededor de una vieja cuestión conocida por muchos psicólogos y lingüistas: ¿primero pensamos y luego hablamos? ¿O el lenguaje modula nuestro pensamiento?



 Las teorías más biologicistas sostienen que el lenguaje, así como el pensamiento, son capacidades innatas mientras que los empiristas defienden la teoría según la cual aprendemos a hablar durante nuestra infancia porque imitamos a los adultos, de manera que el lenguaje se adquiere mediante la conducta operante que está determinada por la influencia de factores ambientales y aprendidos. A la pregunta de qué está primero (lenguaje o pensamiento) hay tres teorías que intentan dar su explicación.

En primer lugar, hay quien defiende que el lenguaje precede al pensamiento, de manera que el idioma de cada individuo determina su manera de pensar. La figura más relevante dentro de este paradigma es el lingüista norteamericano Noam Chomsky, de manera que el lenguaje viene a ser como un proceso preprogramado que funciona de manera automática. Existe un mecanismo innato que hace suponer que el pensamiento se desarrolla como consecuencia de él. Así, el lenguaje existe previa e independientemente a otros elementos adquiridos del entorno, es un estado interior en la mente del hablante. De hecho, defiende que el lenguaje acelera nuestro funcionamiento cerebral. El lenguaje, según Chomsky, no es procesado por una inteligencia general ni se aprende ya que el proceso de aprendizaje requiere un gran número de operaciones formales complicadísimas que no hacen plausible su adquisición por parte del niño a través de instrucciones del adulto. Así que hay un conocimiento previo formal, anterior a la experiencia, que permite al niño manejarse verbalmente sin instrucción directa.

Por otro lado, hay quien argumenta que el pensamiento precede al lenguaje (recuerden la famosa frase de Descartes cuando afirmaba «pienso, luego existo»). Esta corriente sostiene la hipótesis cognitiva, representada por el psicólogo suizo Jean Piaget, padre de la teoría del desarrollo cognitivo en el niño. Para él, la adquisición del lenguaje es posterior al desarrollo de operaciones mentales anteriores. El pensamiento se produce a través de la acción y el pensamiento es sólo otra forma más de liberar el pensamiento de la acción. Se hace necesaria la adquisición de ciertas estructuras mentales previas para que el niño pueda acabar desarrollando el lenguaje. El niño piensa primero, en este caso, y luego habla.

En tercer lugar nos encontramos con quien defiende la simultaneidad de ambos procesos, de manera que ambos están ligados entre sí. El máximo representante es el psicólogo ruso Lev Semenovich Vigotsky, según el cual el habla es muy importante en la formación del pensamiento. «En el principio no fue la palabra, sino la acción. La palabra es el fin del desarrollo coronando los hechos». Según él, el lenguaje se constituye por dos planos (el interno o semántica y el externo o fonología). Cree que hay una fase prelingüística en el desarrollo del pensamiento (el lenguaje precede en esta ocasión al pensamiento) y una fase preintelectual al desarrollo del habla (primero existe un pensamiento y luego un lenguaje) de manera que primero existe un pensamiento no verbal, después se desarrolla el habla interna y la social (para la cual se requiere un pensamiento) y finalmente existe el habla intelectual (para la cual no se requiere pensamiento). De este modo, ambos procesos se desarrollan a través de una interrelación dialéctica aunque existen estructuras del habla que se convierten en estructuras básicas del pensamiento y la conciencia humana es primordialmente lingüística.

Como pueden ver la controversia está servida en este campo. Quédense con la que más les guste, en este caso yo me quedo con Samuel Johnson cuando afirmaba que el lenguaje es el vestido de los pensamientos.

Fuente: http://www.laverdad.es/alicante/prensa/20081203/opinion/huevo-gallina-20081203.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Queremos saber lo que opinas. Gracias por colaborar.