En pleno siglo XXI, todavía leyes como la española y la nipona, dificultan los derechos sucesorios a las femias

Instituto Europeo Campus Stellae
Área Violencia Doméstica y Maltrato
Formación-Becas-Asesoramiento
www.campus-stellae.com
live@campus-stellae.com
Tlf: +0034 981 94 08 09 // +0034 627 52 00 33



Estos días hemos publicado en nuestro blog del Area de Protocolo Internacional, la noticia; El acoso y CAMPAÑA DE DESPRESTIGIO a la Princesa a Masako, por los extremistas radicales nipones que NO desean una HEREDERA al trono de Japón.

La Princesa heredera de Japón, hasta ahora reverenciada por los medios de comunicación, ha dejado de ser intocable. La futura emperatriz, respaldada por la mayoría de la población en su larga enfermedad, cuenta cada vez menos con los favores de los ciudadanos. Al modo de ver de éstos, después de cuatro años de “reclusión” por enfermedad –se le diagnosticó una depresión- no es fácil entender que la Princesa viva una existencia mundana en apariencia feliz sin haber sido capaz de retomar sus actividades como futura emperatriz. Todo ello producto de la presión que ejerce la Familia Imperial nipona que le exige un heredero varón.

Desde su llegada a la “ciudad imperial”, Masako -la ex diplomática entró en la familia real por matrimonio, en 1993- ha pasado por todo tipo de pruebas pero nunca, hasta este momento, los ataques hacia su persona habían sido tan directos.

Sus eternos defensores creen que se trata de una nueva “guerra subterránea” contra la futura emperatriz. Después de que el Gobierno parara la reforma de ley que hubiese permitido a su única hija, Aiko (nacida en 2001) aspirar al trono; y de haber sufrido más de una humillación, tras el nacimiento de su sobrino político –el príncipe Hisahito (Sosegado Virtuoso)–, el siguiente paso es, según algunos sectores de la población, minar la imagen pública de la Princesa.

Deformarla ante los ojos de sus conciudadanos para que ésta pierda, a sus 44 años, su credibilidad como esposa del que habrá de ser futuro emperador del Japón.

La base de la cuestión es que en pleno siglo XXI, gran parte de la sociedad vive bajo la tradición de no permitir la igualdad de sexos a la hora de ocupar cargos públicos, cargos directivos , etc.

Es triste que por el mero hecho de nacer son sexo femenino, todavia hoya sigan desterrando y privando de sus derechos legítimos a estas femias.

¿Podríamos hablar de maltrato infantil hacia estas niñas?. ¿podríamos hablar de maltrato hacia la Princisa Masako recluida en palacio?. Yo creo que sí.

Nos da igual la situación política, económica , social, cultural, intelectual, de las personas. Lo importante es denunciar y hablar publicamente de estos temas donde se violan de modo sistemático los derechos fundamentales. Países como Japón , España... Todavía se tiene miedo a actualizar una Ley tan arcaica como injusta, como "será preferido el varón a la mujer...."

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Queremos saber lo que opinas. Gracias por colaborar.