¿Cómo son los agresores sexuales?. Señales de un pedofílico

Instituto Europeo Campus Stellae
Área Violencia Doméstica y Maltrato
Formación-Becas-Asesoramiento
www.campus-stellae.com
Te ayudamos:
live@campus-stellae.com
+0034 981 94 08 09 // +0034 627 52 00 33

En los próximos días nos vamos a centrar en la  PEDOFILIA Y ABUSO SEXUAL A MENORES, dado el incremento que se detecta y la falta total de información y formación de profesionales en la materia que logicamente atienden en los ervicios de urgencias y juzgados de guardia.

Luego está el tema forenses y abogados.

Lo que no puede ser es que en un juzgado perite estos temas un funcionario que en su vida ha estudiado y trabajado con abusos y con niños y niñas. En otros casos entran a valorar psicólogos que no tienen la especialidad clinica , ni de menores, y que tanto peritan un tema de alcoholismo, como maltrato,  como abusos...

En estos casos la descoordinación y  manipulacion de los hechos es "casi" total. Daremos muestras y ejemplos de como se han desarrodo algunas entrevistas entre un psicologo forense y una menor; como actúa el forense del juzgado ante la incredulidad del pediatra de urgencias que sí  ve lesiones graves. ¿que es lo que está pasando ? 

Para ello obviamente hemos contado con la autorizacion de las victimas que nos han facilitado grabaciones de auido y video, transcripciones ante notario, y lo mas importantes los testimonios de las vícitimas y algunos colaboradoes.

Empecemos:

No es fácil descubrirlo, porque la víctima en oacsiones y dependiendo de su corta edad (2, 3, y 4 años) confunde las abusos con juegos de seducción, y porque frecuentemente hay amenazas por parte del agresor. Entran en una dinámica de espada y pared, el abusador manipula mucho las emociones:    

"Si tu mamá se entera, a ti te van a castigar, y yo voy a matar a tu madre y nunca más la volverás a ver"
O les dicen que lo hacen porque los quieren mucho.

Lo primero que hay que hacer:
  • Dejar muy claro que no tiene la culpa de lo que le ha ocurrido. El adulto es el responsable.
  • Decirle y agradecerle de que se lo haya contado.
  • Transmitirle que siente que le haya pasado esa experiencia y que a otras niñas y niños también le ha ocurrido. 
  • Decirle que va a ayudarle y protegerle. 
  • Animarle de forma tranquila a que hable de ello y no se muestre enfurecida porque podría sentirse culpable de haberlo contado.
  • Si no es su madre, pídale permiso para hablarlo con ella o para pedir ayuda profesional especializada. 
Es especialmente doloroso para una madre saber que el abuso fue cometido por su esposo. En este caso, también ella es otra víctima. 
Además tendrá que decidir:
  • si es necesario hacer un reconocimiento médico a su hija o hijo, 
  • si presentará una denuncia y 
  • si demandará judicialmente al agresor.
Todas estas decisiones que debe tomar después de un caso de abuso sexual son muy difíciles. Para asumir este terrible hecho y tomar las medidas oportunas, ella también necesitará apoyo.
Es frecuente que las madres nieguen sistemáticamente el conflicto a pesar de las señales enviadas por el hijo.

¿Cómo son los agresores sexuales?

Los agresores sexuales no siempre son los "viejos verdes" que imaginamos. 
Son personas consideradas "normales" desde casi todos los puntos de vista. 
Muchas veces son personas respetadas, incluso aparentan firmes valores morales y religiosos. (caso típico)

Señales de un pedofílico
La pedofilia abarca un sector de abusadores sexuales que optan por fijarse en niños de cierta edad. 

No obedecen a un perfil psicológico determinado, pueden ser muy funcionales en algunos ámbitos y no son de personalidades extremas. 

Son personas inmaduras emocionalmente, con poca capacidad de contactarse con el otro, centradas en sus necesidades. Incluso son valoradas socialmente -aclaran. 
 
A esto hay que sumarle la habilidad para lograr mantener sus agresiones en secreto.

En su mayoría los pedofílicos son hombres, menos agresivos que los violadores; su edad fluctúa entre los 30 y 40 años; generalmente, de fuertes convicciones religiosas.

En general, son hombres débiles, inmaduros, solitarios y llenos de culpa .

La personalidad del agresor de mediana o mayor edad es de un individuo solitario y con dificultad para establecer relaciones heterosexuales normales, suele tener baja autoestima, con pocos recursos para enfrentar situaciones de estrés y frecuentemente abusa del alcohol y/o sustancias. 

Por lo general, no presenta trastorno psicopatológico. De ahí la importancia que ante un caso de estos se pida sin MAYOR DILACIÓN la correspondiente evaluación psiquiátrica obligatoria.Sin embargo, se ha visto que dos tercios de los reclusos pedofílicos maduros llevaron a cabo esta conducta en momentos que sufrían de situaciones estresantes

El pedofílico puede llegar a sentirse culpable, pero no es capaz de detenerse porque adictivamente empieza a necesitar otros niños cerca suyo. 

CAUSAS: 

Poco se sabe de las causas, pero se dice que una de ellas es el aprendizaje de actitudes negativas hacia el sexo, como experiencias de abuso sexual durante la niñez, sentimientos de inseguridad y autoestima baja, con dificultad en relaciones personales, etc.; lo que facilita la relación adulto-niño. En cuanto al condicionamiento, éste no se extingue por condiciones gratificantes. Suelen tener padres a su vez dominantes y con ferreas creencias de clase y religiosas.

La mayoría de estos agresores niegan el abuso con vehemencia 

Suelen intentar a toda costa hacer ver que la madre o el menor abusado están locos, lo acosan... y 
que el es la víctima 

Esto unido al perfil que en muchas ocasiones tiene  dentro del grupo social, resulta mas dificil para los ignorantes en la materia, apoyar la version de una madre, logicamente desbordada , angustiada y desesperada en todos los  casos.

Sólo bajo evidencias legales y presión, algunos aceptan la acusación parcialmente, pero afirman que: 

"no fue nada grave, nada de importancia".
"no le hice daño".
"la culpa fue suya".

Cuando se ven descubiertas gracias al informe psiquiátrico, o informe forense de las lesiones....suelen afirmar que lo sienten muchísimo, que nunca lo volverán a hacer, que ocurrió porque estaban borrachos o drogados. 

Los agresores sexuales son muy convincentes, hasta tal punto que quizás  hagan dudar seriamente del menor. 

Pero recordemos que las niñas y niños no mienten sobre una cuestión tan grave, ya que poco o nada sabían sobre el sexo y su lenguaje.

A pesar del remordimiento que puedan sentirlos agresores sexuales, sabemos que suelen reincidir y repetir sus abusos, a no ser que intervenga alguien y los frene. 

Prácticamente ninguno desistirá voluntariamente sino que necesitará una intervención judicial.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Queremos saber lo que opinas. Gracias por colaborar.