La investigación del acoso escolar en : Europa, Asia, América y Oceanía

Instituto Europeo Campus Stellae
Área Violencia Doméstica y Maltrato
Formación-Becas-Asesoramiento
www.campus-stellae.com
Te ayudamos:
live@campus-stellae.com
+0034 981 94 08 09 // +0034 627 52 00 33


En orden a analizar las investigaciones realizadas en los distintos continentes sobre acoso entre escolares y el tratamiento del tema en cada uno de éstos, la tarea es compleja al no existir un término común y consensuado entre los distintos países.

Europa.

Ante todo, ha de tenerse en cuenta que la diversidad en la metodología de los estudios dificulta las comparaciones transnacionales.

Según el país, los estudios europeos sobre acoso escolar serían los siguientes:

Países escandinavos, serán, en los años 70 y de la mano de Dan Olweus, los primeros paises en adentrarse en los estudios sobre este tema. Los resultados a grosso modo indicaban que un 15% de estudiantes participaban en el acoso escolar,como víctimas o como agresores/as, un 5% estaban involucrados en un maltrato de frecuencia semanal, el maltrato decrecían a medida que aumentaba la edad y el curso, siendo los más jóvenes y débiles los más vulnerables, agredidos generalmente por compañeros del mismo curso o de cursos superiores y el género de agresor y víctima solía ser masculino.

En 2001 un nuevo estudio destaca el increíble aumento de víctimas y de estudiantes implicados en formas graves de acoso.

Reino Unido e Irlanda, los primeros estudios se realizan a finales de los 80 y revelaban que el 10% del alumnado había sido maltratado de vez en cuando y el 4% una vez por semana, siendo agresores/as ocasionales el 6% y semanales el 1%, se daba un claro descenso del número de víctimas y agresores al avanzar la edad, la mayoría de las agresiones se daban entre alumnos del mismo curso y grupo, siendo las modalidades más frecuentes los maltratos verbales, las víctimas de agresiones físicas directas eran más frecuentemente los chicos y el escenario más común el recreo.

En Irlanda, varios estudios de las décadas de los 80 y los 90 indicaron que un 5,37% de alumnos eran agresores y un 5,14% víctimas., que los chicos participaban en mayor medida en el acoso escolar, como víctimas y como agresores, los adolescentes discapacitados o desfavorecidos eran más victimizados y se constantó absentismo escolar entre los agresores.

Francia, no se percibe el acoso escolar como un fenómeno relevante hasta los años 80 y es en los 90 cuando se va tomando conciencia de la necesidad de tomar medidas a causa de la inseguridad en las escuelas. En este contexto aparecen las primeras investigaciones sobre micro-violencias y clima escolar, se crea el Observatorio Europeo de Violencia Escolar y un registro anual de cifras sobre violencia escolar.

Un estudio de 2001, llevado a cabo por Debarbieux y Montoya, revelaba altísimos porcentajes de presencia de violencia verbal, racismo, violencia física, robo y extorsión en los centros de estudio. Otro estudio realizado por Debarbieux en 2003 indicaba que un 49% del alumnado se ve envuelto en peleas, que las niñas están menos expuestas a victimización y que entre ellas es más habitual la violencia verbal, mientras que entre los niños es más habitual el chantaje y la extorsión.

Alemania, la violencia escolar no cobra importancia para la opinión pública hasta los años 90, y cuando se aborda, se analiza la violencia desde sus múltiples facetas, por ello sus estudios no son aptos para hacer comparativas.

Los resultados más destacados indican que el insulto es la acción violenta más común, seguida de mentir sobre los compañeros, peleas, vandalismo e insultos a profesores, quedando relegado a un plano de excepcionalidad el acoso sexual o las amenazas con armas. Los chicos eran más violentos que las chicas, y la franja de edad más violenta va de los 13 a los 15 años. El 15% de los alumnos porta medios de defensa en la escuela. Respecto a las víctimas, un 5,8% de mujeres y un 3,7% de hombres declararon haber sido pegados o haber sido objeto de acoso sexual, un alto porcentaje declaraba haber sido insultado o blanco de comentarios indecentes y un tercio de los agresores reconocían haber sido víctimas en alguna ocasión.

Italia, no hay estudios hasta finales de los años 90. Sus resultados indican que había una mayor victimización en las escuelas primarias, que disminuía a medida que aumentaba la edad, primaba el carácter masculino de las agresiones, las víctimas y los agresores eran de la misma clase, lo más frecuente era el maltrato verbal, aunque también era frecuente la agresión física. El escenario solía ser la clase.

En 2001 un nuevo estudio concluye que el 3,9% de los chicos y el 1,4% de las chicas eran víctimas de maltrato físico, siendo el hecho de sufrir una discapacidad un factor de riesgo para sufrir maltrato.

Portugal, los primeros estudios datan de mediados de los 90 y arrojan los siguientes datos: el 73% de los niños entre 7 y 12 años eran agredidos de vez en cuando y el 5% muchas veces, las niñas participaban en menor medida en situaciones de maltrato, el tipo de maltrato más frecuente era el maltrato verbal directo y la agresión física directa, seguida de la indirecta, el escenario solía ser el recreo, seguido del aula y los pasillos y los agresores solían ser de la misma clase o de clases superiores.

España, especial mención.

Existen diversos estudios desde finales de los 80. Vamos a centrar el estudio en el bullying o acoso escolar, que se da entre escolares, pero es importante remarcar que muchos de los estudios se refieren a la violencia escolar, donde la violencia es global y se dirige a cualquier miembro del centro.

Un estudio, el primero en este pais sobre acoso escolar, realizado en 1989 por Vieira, Fernández y Quevedo concluía que el 17,3% de los alumnos había intimidado a sus compañeros, el 17,2% había sido víctima de intimidaciones y el 3% habría sufrido tales intimidaciones de forma frecuente. El lugar elegido solía ser el recreo,el tipo de agresión la verbal, y en cuanto a la comunicación, mientras las chicas preferían comunicarlo tanto a padres como profesores, los chicos preferían devolver la agresión. Se manifestó también un descenso de la violencia con el aumento de la edad y el curso.

Tres estudios realizados en Andalucía por Rosario Ortega, Joaquín Mora-Merchán y Rosario Del Rey arrojan datos sobre la violencia esporádica o episódica y la violencia persistente o continuada, así, el 22,5% de los escolares se consideran víctimas y el 27,25% agresores episódicos, mientras que el 3,5% se consideran víctimas de malos tratos persistentes y el 1,5% agresores. Entre los tipos de maltrato, destacan el verbal, el abuso físico, la amenaza y la exclusión social, aumentando esta última a medida que aumenta la edad. Por último, es más habitual el chico varón en grupo como perfil de agresor.

Un estudio realizado por la Oficina del Defensor del Pueblo en 1999 por encargo de una comisión mixta Congreso-Senado del Parlamento español, pretende conocer la incidencia de conflictos violentos entre los estudiantes de secundaria del estado español y concluye que la situación no es alarmante, aunque de ningún modo aceptable. Este estudio se centró en el acoso escolar o bullying, aunque también se abordaron otros temas. Sus resultados concluyen que la agresión verbal es la conducta de maltrato más frecuente. En cuanto al genéro, es más prototípico de los chicos las agresiones verbales directas y más frecuente en las chicas las agresiones verbales indirectas, además, son los sujetos masculinos los que en mayor medida participan del acoso escolar. En cuanto al escenario, prevalece el aula, y en cuanto a la edad, se observa un descenso paulatino a medida que avanza la edad y el curso.En el año 2006, la Oficina del Defensor del Pueblo replica el estudio que había realizado en 1999 con el Nuevo Estudio Nacional del Defensor del Pueblo-UNICEF sobre violencia escolar.

En 2005 Ángela Serrano e Isabel Iborra realizada elaboran un informe en el Centro Reina Sofía, cuyos resultados indican que la violencia entre compañeros es un fenómeno presente en las aulas, mostrando un alto porcentaje de víctimas, agresores y, sobre todo, testigos. El tipo de maltrato con mayor índice de incidencia es el emocional, concretamente, los jóvenes que sufren acoso escolar están más expuestos a maltrato emocional que los jóvenes que sufren violencia escolar en general, la mayoría de las víctimas de violencia escolar son chicos y las víctimas de acoso escolar son chicas, ambos entre los 12 y 13 años, los agresores suelen tener una personalidad impulsiva, con bajo control de impulsos y con ausencia de empatía,la mayor parte de las agresiones se producen en clase y en el patio,ante un conflicto, los testigos suelen intervenir, pero el agredido opta por aguantar en el 50% de los casos,las víctimas de violencia escolar afirman que tal violencia no tuvo ningún efecto en un 32,8%, mientras que en el acoso escolar la cifra se reduce al 5%.

En 2006, Araceli Oñate e Iñaki Piñuel realizan el llamado Informe Cisneros X, que nace con la idea de detectar el acoso y la violencia escolar en España. Este estudio revela que tanto acoso como violencia escolar están presentes en las escuelas, siendo las modalidades más comunes el bloqueo social y el hostigamiento,las agresiones y las amenazas e intimidaciones, aunque en menor medida. Atendiendo a la víctima, los datos revelan que los niños son más frecuentemente acosados en todos los grupos de edad, mientras que los agresores suelen ser niños varones,de la misma clase pero también de otras. Además, los niños y niñas más pequeños son los más afectados, descendiendo el acoso y la violencia escolares con la edad.

América.

En este continente se presenta una mayor dificultad para hacer comparaciones transnacionales, dado que en EE.UU y Canadá existe una creciente preocupación por el bullying en concreto, mientras que en latinoamérica la preocupación se extiende a la violencia en general. Además, nos encontraremos con grandes divergencias en la metodología.

Estados Unidos, la opinión pública centra su interés en este tipo de fenómenos por la cantidad de casos que se dan desde la década de los 90. Los estudios que se van realizando analizan todo tipo de violencia en el entorno escolar y revelan una prevalencia muy alta de victimización entre escolares. Es interesante tener en cuenta que estudios sobre las muertes por conductas violentas en la escuela que se dieron entre 1994 y 1999 muestran que, un número considerable de homicidas escolares había sufrido violencia en este contexto.

América Latina, especial mención.

En América latina el acoso escolar se afronta como una manifestación más de violencia en las instituciones educativas. Se estudia y se interviene en ella principalmente desde los 90, muchas veces centrándose en el fenómeno de las maras.

Así, la violencia se analiza desde una perspectiva amplia, y la violencia escolar se aborda frecuentemente desde la sociología de la educación, ya que la institución educativa refleja la violencia social y las desigualdades que presenta la población. Por todo ello, el tratamiento de la cuestión que nos ocupa es vago en Latinoamérica y a veces solapado por los diferentes tipos de violencia escolar. Los altos índices de violencia hacen que este problema sea considerado un hecho normalizado. Además, complica el proceso de estudio el hecho de que no exista una denominación consensuada que defina este fenómeno.

Estas conclusiones se extraen de diversos estudios realizados en México, Colombia, Nicaragua, Brasil, Chile, Argentina y Uruguay, que serán objeto de análisis pormenorizado.

Asia.

En este continente, las principales investigaciones realizadas en cuanto a maltrato entre compañeros en el contexto escolar provienen de Japón casi en su totalidad, es por ello que nos centraremos en este país,impidiendo, por ello, la realización de una comparativa transnacional.

Japón, es uno de los países impulsores de los estudios acerca del bullying. A partir de 1984 y 1985 se crea una preocupación entre padres, profesores y opinión pública a consecuencia de 16 casos de suicidios de escolares en circunstancias sospechosas de victimización. Además de los casos de suicidio, en Japón el bullying provoca absentismo escolar, problemas psicológicos de somatización y ansiedad...

Los estudios realizados acerca del “ijime” (término que se usa en Japón para referirse a este fenómeno) revelan que una inmensa mayoría de las víctimas y de los agresores no habla de ello con sus padres, lo que hace difícil reducir las altas cifras.

Las circunstancias peculiares del Bullying en Japón se pueden concretar en las siguientes: los agresores suelen actuar en grupo y contra una sola víctima, la mayor parte del acoso escolar es de estilo indirecto y psicológico, se aplica el término “Kegare” para denominar a personas impuras y que por tanto deben de ser excluídas de la sociedad y los ataques son repetidos generando un ciclo de intimidación difícil de romper.

Oceanía.

En este caso las investigaciones se circunscriben a Australia, además la escasez de datos hacen imposible un análisis comparativo intracontinental. A pesar de ello, las prolíficas y fiables investigaciones realizadas han puesto de manifiesto datos desconocidos en Europa.

Australia, los estudios sobre el maltrato entre escolares se inauguran en 1991 y 1993, los cuales confirmaron que la intimidación era frecuente entre niños de todas las edades, destacando las agresiones verbales y la exclusión social.

Estos resultados provocaron que desde 1994 se promoviesen acciones gubernamentales para reducir la intimidación, materializadas en protocolos de actuación y proyectos aplicables directamente en las escuelas.

Un dato peculiar que arrojan los estudios australianos es la presencia de intimidación ya en las guarderías, de forma similar a la que se da entre sujetos de mayor edad.

Conclusiones.

De los estudios analizados se desprenden unas conclusiones a nivel mundial, teniendo en cuenta que el acoso escolar o bullying es un fenómeno general presente en todos los países analizados, aún cuando la incidencia pueda ser distinta en cada uno de ellos y que el análisis comparativo estricto no es posible por las diferentes terminologías y metodologías empleadas en la realización de los estudios. 
 
Respecto a las tendencias generalizadas, en el género prevalece la participación masculina, las modalidades de agresión más frecuentes son la verbal y la física directa entre los niños y las agresiones indirectas, verbales o sociales, entre las niñas, la mayor incidencia se da entre la franja de edad de los 12 a los 14 años, disminuyendo a partir de entonces y en cuanto a los escenarios, varian enormemente de un país a otro, pero se puede decir que los niños más pequeños están sujetos a más abusos en el recreo, y en los mayores la violencia se centra más en las aulas y los pasillos.

2 comentarios:

  1. Me parece muy enriquecedora la información que comparten y les agradecería mucho si me proporcionan el año en el que realizaron esta publicación, es que no la encuentro en la entrada del blog y la necesito para citarlos en un proyecto que estoy realizando. Saludos cordiales desde México.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estimada Frida,

      Este contenido forma parte de la formación en Acoso escolar del Instituto Europeo Campus Stellae desde el año 2009.

      Un cordial saludo!

      Eliminar

Queremos saber lo que opinas. Gracias por colaborar.