Cinco de cada cien mayores sufren maltrato por parte de sus cuidadores

Instituto Europeo Campus Stellae
Área Violencia Doméstica y Maltrato

Formación-Becas-Asesoramiento
www.campus-stellae.com
Te ayudamos:
live@campus-stellae.com
+0034 981 94 08 09
MÁSTER MULTIDISCIPLINAR EN VIOLENCIA DOMÉSTICA Y VIOLENCIA AL MAYOR

 
Viudas, mayores de 75 años, con escasa movilidad y aisladas socialmente presentan factores de riesgo que las convierten en víctimas potenciales, según los expertos Negligencia y abandono son las formas más habituales de infligirles daño.
Un cinco por ciento de los ancianos sufren maltratos y el agresor normalmente es un familiar o una persona de su confianza, según la Guía Prevenir y Actuar contra los Maltratos a las Personas Mayores, que ha presentado la Fundación Viure i Conviure de Caixa Catalunya durante el Pleno del Consejo de la Gente Mayor de Cataluña, celebrado en Barcelona. La situación hacia las personas mayores es cada vez más hostil y se revela en forma de aislamiento, soledad, maltrato y abandono, una situación paradójica si se tiene en cuenta que la longevidad es una de las aspiraciones de la inmensa mayoría.

Según la guía, generalmente el perfil del maltratador es el de una persona que sufre alguna enfermedad mental o adicción, que convive con la persona que tiene a su cargo y que depende económicamente de ella. La baja autoestima y el sentimiento de desbordamiento a causa de la responsabilidad son también rasgos característicos de los maltratadores. Ante el incremento del número de ancianos maltratados, los autores del manual -dos médicos, una psicóloga, una trabajadora social y un abogado- pretenden dar las claves para detectar y solucionar estas situaciones.

Sin embargo, los malos tratos a los ancianos no se han detectado sólo en el ámbito doméstico, sino que la guía constata que en el institucional y en el social también se producen. Incluso, hay estudios que hablan del maltrato médico, referido a la poca atención prestada al paciente o al menosprecio de sus preocupaciones. Es el caso del facultativo que hace comentarios del tipo «con su edad poco se puede hacer» y de cuya consulta el paciente sale indignado o, como mínimo, poco o mal informado.

En general, los factores de riesgo que propician estas situaciones son la vulnerabilidad de las personas en edad avanzada, las condiciones económicas, el aislamiento social. Las víctimas sufren la situación en silencio, pero hay indicios que pueden ayudar a detectarlo: si hay movimientos extraños en la cuenta corriente del anciano, si los familiares le impiden recibir visitas o si presenta un aspecto físico descuidado, está desnutrido o deshidratado y tiene una actitud inquieta o de temor.

Fuente: laverdad.es

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Queremos saber lo que opinas. Gracias por colaborar.