El Foro de Beijing+15 acaba en Cádiz con los deberes hechos

Instituto Europeo Campus Stellae
Área Violencia Doméstica y Maltrato
Formación-Becas-Asesoramiento
www.campus-stellae.com
Te ayudamos:
live@campus-stellae.com
+0034 981 94 08 09 // +0034 627 52 00 33

05/02 · 19:55 · Antonio Muñoz de la Vega
 
Las ex ministras Carmen Calvo y Ana Pastor, durante su intervención de ayer en el Foro Europeo de Mujeres Beijing+15.
  Las ex ministras Carmen Calvo y Ana Pastor, durante su intervención de ayer en el Foro Europeo de Mujeres Beijing+15. · Autor: IJ Poveda

Ayer quedó clausurado el Foro Europeo de Mujeres Beijing+15 que se ha celebrado en el Palacio de Congresos y Exposiciones de Cádiz. Se cierra así la agenda de actos previstos en la ciudad durante la presidencia española en este primer semestre de 2010.

La sensación con se quedan los organizadores del evento, al igual que las participantes, es la de “haber hecho los deberes”, aún sabiendo que queda mucho camino por recorrer hasta conseguir la tan ansiada igualdad entre hombres y mujeres.

La jornada comenzó con la exposición del panel de alto nivel “Mujeres y toma de decisiones”, en el que participaron la presidenta de la Comisión de Igualdad del Congreso de los Diputados de España, Carmen Calvo; la ministra para al Igualdad de Oportunidades de Italia, Mara Carfagna; la vicepresidenta segunda del Congreso de los Diputados y ex ministra de Sanidad y Consumo de España, Ana Pastor; la procuradora general y ministra para el Proyecto de Ley de Igualdad de Inglaterra y Gales, Vera Baird; y la consejera de Estado y catedrática de Filosofía Moral y Política de la UNED, Amelia Valcárcel.

Este panel fue el detonante para el desarrollo de varios grupos de debate que expusieron su punto de vista sobre el tema a partir de diferentes enfoques. La periodista de El País Charo Nogueira fue la encargada de recopilar algunas de las principales conclusiones.

Así, Nogueira destacó que se habían detectado dos áreas principales a través de las cuales se impide a las mujeres alcanzar una auténtica igualdad: “la violencia y la salud”. En el mismo sentido, mencionó “varios espacios para el desarrollo femenino” sin cuya conquista no se llegará a las metas deseadas, siendo estos “el político, el empresarial, el de la creatividad, el mundo del saber, la opinión y el religioso.

Otra de las conclusiones de la mañana hacía hincapié en que “debemos conocer las estructuras y mecanismos para conocer nuestros derechos”. Las participantes coincidieron en señalar en que lo que se persigue con este tipo de iniciativas “no es conseguir un mundo mejor, sino conseguir un mundo diferente”.

Por otro lado, desde el Foro se solicitó otra conferencia mundial de mujeres, como la celebrada en Pekín en 1995 “que nos permita hacer las cuentas que se han sacado en números planetarios y que. a ser posible, se celebre en un país islámico”.

Clausura

El acto de clausura del Foro Europeo contó con la participación de Virginia Langbakk, directora del Instituto Europeo para la Igualdad de Género; Michel Pasteel, director del Instituto belga por la Igualdad de Mujeres y Hombres; Inés Alberdi, Directora Ejecutiva de Unifem; e Isabel María Martínez Lozano, secretaria general de Políticas de Igualdad del Ministerio de Igualdad de España.

La directora del Instituto Europeo para la Igualdad de Género mostró la disposición de este organismo para ofrecer a todos los presentes en el Foro los medios con que cuenta para alcanzar los objetivos planteados por la Plataforma de Beijing.

El ministro belga, por su parte, quiso resaltar la importancia de “la participación de la sociedad en general, pero, sobre todo, de la mujer” para completar el camino que comenzó hace quince años.

Inés, Alberdi, la primera española al frente de Unifem, recalcó que la institución, perteneciente a las Naciones Unidas, tiene como principal objetivo “encontrar estrategias conjuntas” para luchar contra la desigualdad, especialmente en los países en vías de desarrollo, así como “reducir la propagación del VIH y el Sida y mejorar la gobernabilidad con sensibilidad de género”.

Isabel Martínez, cerró el evento remarcando que “la igualdad debe ser un signo de identidad de Europa”.

Especial apoyo a las mujeres de los países subdesarrollados

A lo largo de todo el Foro se han repetido las muestras de solidaridad y apoyo con las mujeres que viven en países en vías de desarrollo, con especial atención a las supervivientes del terremoto de Haití. La directora ejecutiva de Unifem, Inés Alberdi, dijo que para ellos “es una prioridad ayudar a estas mujeres a reconstruir sus vidas”, para lo que pidió a las Naciones Unidas una donación de dos millones de dólares destinados a “atender las necesidades específicas de todas estas mujeres y niñas, que muchas veces pasan por alto”. 

Alberdi explicó que “el mayor apoyo de los donantes a proyectos dedicados a las mujeres también puede favorecer la creación de políticas de Igualdad”. Desde Unifem se considera que “la financiación para la igualdad de género es necesaria. el impacto de la crisis en los países en desarrollo ha puesto de relieve que las mujeres deben ser por igual objeto de las ayudas al acceso al empleo y a su empoderamiento, tanto en el ámbito público, como el privado”. Este será precisamente uno de los principales objetivos que se impulsarán en la reunión mundial del mes de marzo en Nueva York.

Nuevos retos ante las nuevas realidades sociales

Una de las principales conclusiones de este Foro es que, aunque se ha avanzado en muchos de los objetivos planteados en Pekín, este desarrollo no ha sido homogéneo. Además, se resaltó que “las cosas han cambiado mucho en los Estado europeos, pero han surgido nuevos retos. Hay que combatir nuevas formas de discriminación, que van apareciendo ligadas a las nuevas realidades sociales”. 

Así, se detecta que la discriminación se centra más ahora en miles de inmigrantes “que llegan a Europa buscando un futuro mejor”, o en las mujeres que tienen un empleo precario o son víctimas de la violencia. Las participantes se mostraron esperanzadas en que todos los compromisos adoptados en Pekín podrán cumplirse porque “ahora las mujeres tienen más poder que nunca”. La lucha continúa para “que cada una logre ser esa mujer única e irrepetible que todas soñamos ser”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Queremos saber lo que opinas. Gracias por colaborar.