Como diagnosticar maltrato en ancianos

Instituto Europeo Campus Stellae
Área Violencia Doméstica y Maltrato
Formación-Becas-Asesoramiento
www.campus-stellae.com
Te ayudamos:
live@campus-stellae.com
+0034 981 94 08 09


Pautas de actuación
1 .- Realización de la entrevista clínica al anciano por el médico de familia. Debe realizarse en un marco de tranquilidad y sin prisas. Algunas normas para facilitarnos el desarrollo de esta entrevista se enumeran en la tabla 1. En el curso de la entrevista se preguntará por factores de riesgo y se investigarán signos de alerta o indicios que nos hagan pensar en la posibilidad de maltrato por sus actitudes, comportamientos o síntomas.
Tabla 1.- Pautas de entrevista con el anciano maltratado
Algunas normas para facilitar la entrevista:
  • Entrevistar al paciente sólo y con el cuidador.
  • Analizar la relación y cambios de actitud en su presencia.
  • Dar confianza y facilitar la expresión de sentimientos.
  • Garantizar la confidencialidad.
  • Hablar con lenguaje claro y sencillo.
  • Hacerle preguntas para facilitar que el paciente cuente su problema.
  • Preguntar por factores de riesgo.
La AMA (Asociación Médica Americana) sugiere 5 preguntas:
    1. ¿Alguien le ha hecho daño en casa?
    2. ¿Tiene miedo de alguna de las personas que viven con usted?
    3. ¿Le han amenazado?
    4. ¿Le han obligado a firmar documentos que no entiende?
    5. ¿Alguien le ha puesto dificultades para que usted pueda valerse por sí mismo?
La Canadian Task Force sugiere añadir otras 4 preguntas:
    1. ¿Alguien le ha tocado sin su consentimiento?
    2. ¿Alguien le ha obligado a hacer cosas en contra de su voluntad?
    3. ¿Alguien toma cosas que le pertenecen sin su permiso?
    4. ¿Está sólo a menudo?
2.-Explorar cuidadosamente signos físicos como lesiones o hematomas; detectar incongruencias entre las lesiones y las explicaciones sobre como se produjeron; desnutrición sin motivo aparente, deshidratación, caídas reiteradas, demora en la solicitud de atención, visitas frecuentes a urgencias por motivos cambiantes, contradicciones en el relato de lo sucedido entre paciente y el agresor.
3.-Explorar actitudes y estado emocional: miedo, inquietud, pasividad. Explorar síntomas psíquicos: alteración del estado de ánimo, depresión, ansiedad, confusión etc.
Si diagnosticamos un trastorno depresivo, o por ansiedad, insomnio etc, tener especial cautela en la indicación de psicofármacos. Valorar siempre el riesgo de suicidio, el acceso a los medicamentos y la vigilancias de las tomas.
Investigar señales de alerta a través de indicios, actitudes, signos clínicos o síntomas de malos tratos.
Señales de alerta y signos precoces de maltrato
  • Explicaciones poco coherentes respecto al mecanismo de producción de las lesiones
  • Retraso en solicitar la asistencia
  • Visitas reiteradas a servicios de urgencia y hospitales por motivos cambiantes
  • Administración involuntaria de medicamentos
  • Ausencia de respuesta ante tratamientos adecuados
  • Mala evolución de las lesiones (úlceras) tras aplicación de las medidas adecuadas.
  • Desnutrición sin motivo aparente
  • Deshidratación
  • Caídas reiteradas
  • Contradicciones en el relato de lo sucedido entre paciente y maltratador
  • Actitud de miedo, inquietud o pasividad
  • Estado emocional : alteración del estado de ánimo, depresión, ansiedad o confusión
  • Negativa del cuidador a dejar solo al anciano
4.-Diagnóstico
Si se llega al conocimiento de la existencia de una situación de maltrato, es preciso hacer una valoración inicial de la situación de riesgo, investigar si es una situación aguda o crónica; valorar el riesgo potencial de las lesiones, si hay riesgo inmediato (físico, psíquico o social) y establecer un plan de actuación integral, que contemple la situación física, psicológica y social del anciano, abordando cada uno de los aspectos.
Contactaremos con el trabajador social y con servicios especializados si fuera preciso, y en algunos casos puede ser necesaria la hospitalización del anciano. Tras la exploración y valoración, hacer un parte de lesiones si procede y remitir al juez.
El médico debe informar al anciano de la situación y de la posible evolución del problema, así como de las posibilidades de actuación y los recursos; también debe darle la información necesaria por si desea formular la denuncia.
Con frecuencia nos vamos a encontrar con el rechazo del anciano víctima de maltrato a formular la denuncia, ya que casi siempre el agresor es un miembro de la propia familia. Esta situación plantea con frecuencia un conflicto ético para el profesional con el paciente y con la familia. Una vez valorado el riesgo inmediato para el anciano, las causas, la voluntad del paciente y las posibilidades de intervención el profesional deberá tomar la decisión. En los casos de riesgo inmediato para la vida siempre habrá que remitir al hospital. Si la causa puede ser la sobrecarga del cuidador o un trastorno psicopatológico abordable (depresión, ansiedad etc.), se pueden valorar las posibilidades de intervención con un seguimiento estrecho por parte de los profesionales sanitarios y el trabajador social, poniendo en marcha las medidas de apoyo sociales y médicas que fueran precisas. En todo caso. la prudencia, el conocimiento del contexto y tener en cuenta la voluntad del paciente (cuando conserva sus facultades ) son factores importantes en la toma de decisiones.
Actuación del profesional de atención primaria
La pauta de actuación a seguir por el médico familia en la consulta sería la siguiente:
• Entrevista con el paciente y con el cuidador
• Identificar factores de riesgo o vulnerabilidad
• Investigar señales de alerta a través de indicios o signos precoces de malos tratos
Realizado el diagnóstico, hacer un examen físico y una valoración psicológica y social . Se evaluará la magnitud del maltrato, valorando la gravedad inmediata de las lesiones, estado psicológico (valorar el riesgo autolítico, inhibición) y riesgo social (situación de dependencia, abandono y los riesgos para una nueva agresión).
Establecer un plan de actuación integral y coordinado, contactando con el trabajador social y los servicios sociales y con los servicios especializados si fuera preciso. En los casos de riesgo inmediato de cualquier tipo debe remitirse siempre a los servicios especializados y/o sociales. En el resto, se procederá en función de la valoración realizada, con la opción acordada por el profesional y el paciente, respetando siempre que sea posible los deseos del paciente.
• Informar al paciente de la tendencia y consecuencias del maltrato y buscar una estrategia de protección y un plan de seguridad (dar teléfonos por escrito de urgencias, policía, concertar un sistema de teleasistencia, etc.), explicar al paciente las posibles alternativas y escuchar cuales son sus deseos y siempre hacer un seguimiento de la situación.
• Si el anciano no está capacitado, poner en conocimiento de los servicios sociales y de protección al adulto
• Hacer parte de lesiones si procede y comunicarlo al juez
• Informar de los pasos legales para formalizar la denuncia.
• Registrarlo en la historia
Estrategias e intervenciones de ayuda al anciano maltratado
1. Orientadas al anciano
• Evitar el aislamiento social mediante:
  • Servicios de atención a domicilio
  • Centros de día
  • Tutela por parte de Servicios Sociales
• Organizar la atención clínica del paciente facilitando medios y simplificando la medicación
• Evaluar la adecuación de la vivienda a las limitaciones del anciano
• Valorar la necesidad de institucionalizar al anciano si la familia no puede garantizar su atención
2. Orientadas a la persona que maltrata, cuando ésta es el cuidador o familiar.
• Reducir el estrés de la familia o del cuidador a través de medidas como:
- Compartir el cuidado con otros miembros de la familia o facilitar si fuera preciso cambios al domicilio de otro familiar mas capacitado
- Contactar con grupos de apoyo (voluntariado, asociaciones de enfermos o de familiares de enfermos etc.)
- Garantizar periodos de descanso al cuidador (facilitando personas de apoyo de atención a domicilio de servicios sociales o voluntarios, estancias en centros de día, o centros de corta estancia)
- Dar apoyo técnico y emocional al cuidador
• Si el cuidador padece un problema psiquiátrico o de consumo de alcohol o drogas, debe realizarse la entrevista intentado conocer el estado emocional de la persona y facilitar el apoyo y tratamiento de problemas psiquiátricos o toxicomanías si las hubiere.
• Valorar la capacidad de la familia para garantizar los cuidados
3. Recomendaciones básicas para los profesionales de Atención Primaria
  • Estar alerta ante la posibilidad de maltrato en los ancianos
  • Identificar personas en riesgo: factores de riesgo y vulnerabilidad
  • Investigar señales de alerta
  • Intervenir modificando factores de riesgo cuando esto sea posible
  • Una vez diagnosticado el maltrato, poner en marcha estrategias de actuación con la víctima y agresor ( con frecuencia el cuidador) y hacer el seguimiento del problema
  • Coordinar nuestra actuación con el trabajador social y los servicios especializados
  • Registrarlo en la historia
  •  
Artículo extraído de:
* Mª del Carmen Fernández Alonso
Grupo de Salud Mental del PAPPS

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Queremos saber lo que opinas. Gracias por colaborar.