Factores de riesgo del suicidio al llegar a la vejez. La falta de afecto y el aislamiento social las primeras causas. Ser varón aumenta el riesgo

Instituto Europeo Campus Stellae
Área Violencia y Maltrato
www.campus-stellae.com
Te ayudamos:
live@campus-stellae.com
+0034 981 94 08 09
Formación: bonificada-gratuita-becas

A pesar de la presión popular sobre el suicidio en la juventud y las numerosas investigaciones en torno a ese fenómeno, los ancianos son los que tienen mayores tasas en este aspecto

En la medida en que las personas mayores constituyan el segmento de más rápido crecimiento de la población, el número absoluto de sus suicidios continuará incrementándose y se pronostica que para el año 2030 será el doble, por lo que se hace necesario profundizar en los factores de riesgo en la vejez para atenuar en cierta medida dicha predicción.

Es conocido que esta conducta en el anciano tiene los siguientes rasgos distintivos:

a) Realizan menos intentos de autodestrucción.
b) Usan métodos mortales.
c) Reflejan menos señales de aviso.
d) Dichos actos son premeditados, reflexivos.
e) Pueden asumir la forma de suicidios pasivos (dejarse morir).

Por estas características se hace necesario que se conozcan los diversos factores de riesgo para esta conducta.

  • Neurobilogía: A pesar de que el estudio de la neurobiología en pacientes ancianos está lleno de problemas metodológicos, sabemos que la asociación entre la disminución de actividad del sistema serotoninérgico y los niveles bajos de colesterol sérico se relacionan con conductas suicidas.
  • Trastornos psiquiátricos. Alrededor del 44 y el 87% presentan depresión. La depresión se asocia con mayor frecuencia con el suicidio en grupos de ancianos que en grupos más jóvenes. La depresión crónica y un primer episodio en edades avanzadas son indicadores de un mayor riesgo de suicidio.
  • Personalidad
    Alrededor del 15% de los suicidios en mayores de 60 años se asocian con trastornos d personalidad, tasas inferiores a las halladas en pacientes más jóvenes. Y un 28% adicional tienen acentuación de rasgos de personalidad, sobre todo de rasgos ansiosos. Estos dos rasgos de personalidad son predictores de suicidio: metódico, estricto y restricción emocional, como principales rasgos.
  • Enfermedad física. El tipo de acontecimiento vital más frecuente que precede al suicidio en un anciano es una enfermedad física. En alrededor del 84% de ancianos víctimas de suicidio, la enfermedad física es un estresor en el momento del fallecimiento. La enfermedad física puede desencadenar el suicidio debido a la limitación funcional, que es predictora de suicidio. El dolor es un factor importante en el 20% de los suicidios de ancianos. Las enfermedades médicas que se asocian con incremento de suicidios son el cáncer (sobre todo en el primer año después del diagnóstico), ACV, esclerosis múltiple y epilepsia. Por desgracia, aún no se ha investigado adecuadamente el riesgo de suicidio asociado a enfermedades cardiovasculares y respiratorias.
  • Factores sociales y acontecimientos vitales. El aislamiento social es un factor importante, aunque un estudio finlandés halló que los niveles de contacto social previos al fallecimiento eran similares en víctimas de suicidio ancianas y jóvenes. En el Reino Unido, en áreas de privación social, las tasas de suicidio son más elevadas en todas las edades, incluyendo aquellos con más de 65 años. La pobreza, los malos tratos y los conflictos interpersonales o los problemas financieros son factores de riesgo de suicidio en ancianos.  

  •  Sexo. Los hombres se suicidan tres veces más que las mujeres, sin embargo las mujeres lo intentan cuatro veces más que los hombres. Por otra parte, los varones tienden a emplear métodos más violentos para cometer el suicidio. Suelen emplear armas de fuego, mientras que las mujeres suelen inclinarse por la autointoxicación medicamentosa, pero están comenzando a usar armas de fuego más a menudo que anteriormente.

  • Edad. La tasa de suicidio aumenta con la edad, acentuándose por la importancia de la crisis de la edad media. En los hombres la proporción es máxima después de los 45 años, y en las mujeres después de los 55.  Algunos de los factores que influyen para que los adultos mayores sean una población con elevado riesgo de suicidio son: la jubilación, el escaso apoyo social, el fallecimiento del cónyuge, la desesperanza, el abuso de alcohol, las enfermedades físicas, el aislamiento y la soledad.  

  • Estado civil. Los que presentan mayor tasa de suicidios son los divorciados, seguidos de los viudos, quienes a su vez presentan una mayor tasa de suicidios que los solteros, y por último, los que presentan una tasa de suicidio menor son los casados.

  • Profesión. Cuanto más alto es el estatus social de una persona, más grande es el riesgo de suicidio, aunque una caída en el estatus social también aumenta este riesgo. El trabajo, en general, protege contra el suicidio. Entre las principales profesiones, la medicina ha sido considerada la de mayor riesgo de suicidio. Los estudios confirman que las mujeres que se dedican a la medicina tienen un riesgo más elevado que el resto de las mujeres. Entre las víctimas destacan los especialistas en: psiquiatría, oculistas y anestesistas, aunque existe una tendencia a la igualación entre todas las especialidades.

Factores de riesgo asociados al suicidio:
Factores personales y sociales
Factores mentales y físicos
  • Hombre.
  • Edad mayor de 60 años.
  • Historia de un intento de suicidio previo.
  • Historia de suicidio o de trastorno del humor en la familia.
  • Separación reciente, divorcio o viudez.
  • Aislamiento social, con actitud incomprensiva real o imaginada por parte de familiares o amigos.
  • Desempleo o dificultades económicas, particularmente si han causado una caída drástica del status familiar.
  • Abuso de alcohol o de las drogas.
  • Planeamiento detallado del suicidio y haber tomado precauciones para no ser descubierto.
  • Experiencia vital humillante reciente.
  • Depresión.
  • Agitación, inquietud y ansiedad.
  • Sentimiento de culpabilidad, inadecuación y desesperanza.
  • Conversación o conducta autodenigrante.
  • Personalidad impulsiva o hostil.
  • Convicción delirante de tener cáncer, enfermedad cardíaca u otra enfermedad grave.
  • Alucinaciones en las que una voz dirige el intento de suicidio.
  • Enfermedad orgánica crónica, dolorosa o invalidante, especialmente si la persona estaba sana previamente.
  • Uso de fármacos, como la reserpina, que pueden causar depresión severa.



 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Queremos saber lo que opinas. Gracias por colaborar.