Informes psicologico forenses en caso de ABUSO SEXUAL A MENORES

Instituto Europeo Campus Stellae
Área Violencia Doméstica y Maltrato
Formación-Becas-Asesoramiento
www.campus-stellae.com
Te ayudamos:
live@campus-stellae.com

Más indicadores de BUENAS PRACTICAS EN ABUSO SEXUAL A MENORES. De nuevo tenemos casos donde se ha VICTIMIZADO A LOS MENORES  y donde no se ha comunicado al juzgado la situación de abuso real-. Se ha procedido directamente a BORRADO DE MEMORIA DE UNA NIÑA DE 7 AÑOS. Con lo cual no se han suspendido la visitas. ( este caso a sido denunciado ya).

TEXTO:

Para la evaluación del abuso no es necesario entrevistarse con el presunto autor. Si fuera el padre del menor, la entrevista se hará en relación a su condición de padre de la víctima.

Si en la demanda de evaluación se incorpora la solicitud de estudio del acusado, es conveniente que la evaluación del menor y la del sospechoso sean realizadas por equipos diferentes. (en el ultimo caso que tenemos denunciado el mismo psicólogo hizo entrevista a la niña y al padre).


Recogida de información colateral previa a la evaluación
Antes de entrevistarse con el menor es recomendable que el examinador revise, con amplitud de miras y sin perjuicios, todo el material disponible:

 - Testigos directos del menor.
 - Testigos de referencia.
 - Revisión de las declaraciones del acusado o sospechoso.
 - Documentación médica, psicosocial y legal.
 - Entrevista con familiares y/o personas significativas del contexto del menor.

Entrevista con el menor
Criterios generales:
  • Las entrevistas han de adaptarse a la situación del niño y al momento en que se encuentra.
  • Han de hacerse en un ambiente de protección y establecer un clima de confianza que permita la expresión de sus emociones y pensamientos.
  • Debe informarse, de forma comprensible para el menor, del objeto de la entrevista, de los límites de la información obtenida (darle a conocer la obligación que se tiene de comunicar el caso para su protección) y del proceso administrativo y judicial posterior.
  • Antes de realizar grabaciones auditivas o visuales ha de solicitarse permiso directamente a las personas entrevistadas, si son adultos, y a los padres o tutores, si se trata de niños o adolescentes.
  • Cuando se hagan grabaciones con vídeo o casete se han de tener en cuenta los requisitos necesarios para que, en caso de ser necesarias, tengan valor de prueba judicial y se evite con ellas la repetición de la entrevista o de la exploración.

La actitud del evaluador ha de ser comprensiva, libre de cuestionamientos, puesto que la evaluación de la credibilidad se hace después de las entrevistas.

La evaluación ha de ser completa para tener el mayor número de datos del desarrollo global del menor.

Realización



  • En la entrevista estarán presentes el menor y los evaluadores. Si es necesario que asistan a ella familiares u otras personas, se colocarán fuera del campo visual del menor, si es posible en una sala aparte.



  • Se informará siempre al menor de la presencia de los observadores.



  • El lugar de la entrevista se determinará en función de las características del caso. A veces es preferible establecer el primer contacto en un contexto conocido por el menor, especialmente en las primeras fases de la investigación.



  • Cuando el menor no haya aún declarado ante el juez, y con el objeto de reducir el número de entrevistas, podrá efectuarse la entrevista en presencia del juez y del psicólogo. Si se dispone de una sala con espejo unidireccional o con circuito cerrado de televisión, las diferentes partes pueden presenciar la exploración y efectuar las preguntas que consideren oportunas a través del psicólogo o del juez.



  • Siempre se grabarán las entrevistas en vídeo o casete, pero cuando no se disponga de estos medios deberán recogerse de forma textual y contextualizada las preguntas y respuestas, así como la comunicación no verbal y demás aspectos interactivos y de comportamiento manifestados durante la entrevista.



  • El número total de entrevistas que deberán efectuarse oscilará entre dos y seis. Los hechos no serán abordados en todas ellas, ya que es preciso también recoger otros datos que permitan conocer las características personales del menor. Con la finalidad de no generar falsos positivos se evitará repetir preguntas directas cuando el menor niegue el abuso.

Tipos de entrevista
            Se pueden utilizar diversos formatos de entrevista, pero siempre tendrán que incluir las fases siguientes:



  1. Presentación inicial y obtención de la confianza del menor.
    2. Abordarle desde un comienzo: tiene como objeto promover la narración espontánea de los hechos.
    3. Facilitar la información y especificación de lo ocurrido: su objetivo es profundizar el conocimiento de todo cuanto haya sucedido.
    4. Finalización: se da, de forma comprensible para el menor, el resultado de la evaluación y se trabaja su situación emocional para facilitar las intervenciones de otros profesionales.

                Características de las preguntas



  • En primer lugar es preciso escuchar. Las preguntas se formularán siguiendo el hilo conductor de las respuestas del menor.



  • No es indicado hacer entrevistas cerradas a base de preguntas previamente establecidas.



  • El lenguaje ha de ser claro, simple y adecuado al desarrollo del menor y a su léxico.



  • Las preguntas han de ser abiertas. Si se formulan preguntas cerradas, debe determinarse el sesgo que aportan a la información.
    Se evitará utilizar tanto técnicas tipo "interrogatorio" como actitudes excesivamente paternalistas, debido a la elevada probabilidad de contaminación que pueden generar en el discurso del menor.
    Técnicas complementarias             Se pueden utilizar técnicas complementarias para facilitar la comunicación del menor o específicamente para realizar un diagnóstico clínico. En cada caso se seleccionarán los instrumentos idóneos en función de las hipótesis diagnósticas y de las necesidades derivadas del objetivo de la evaluación.             El diagnóstico clínico no sirve para validar una situación de ASI/MI, pero aportará datos para:
     - determinar los trastornos de desarrollo que puedan interferir su testimonio o incrementar las secuelas  - establecer el nivel de afectación psíquica y determinar la necesidad de tratamiento
                Cuando se utilicen procedimientos no específicos, ha de tenerse precaución en la interpretación de los resultados.
                La utilización de muñecos con características sexuales explícitas será útil para:  - identificar el conocimiento anatómico del menor  - expresar los hechos en menores no verbales o pre-púbers  - recoger datos en el juego espontáneo.
             Los datos obtenidos han de ser considerados dentro del conjunto de los ya recogidos y evitando hacer interpretaciones inferenciales.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Queremos saber lo que opinas. Gracias por colaborar.