Las agresiones físicas o psicológicas entre jóvenes son cada vez más visibles y los juzgados gallegos han cursado varias órdenes de protección para mujeres que no alcanzan la mayoría de edad

Instituto Europeo Campus Stellae
Área Violencia Doméstica y Maltrato
Formación-Becas-Asesoramiento
www.campus-stellae.com
Te ayudamos:
live@campus-stellae.com
+0034 981 94 08 09

Hace 5 años en 2005 , un estudio elaborado en un instituto madrileño revelaba:

alumnas de  13 años describían a su chico ideal como: "que sea malote"

 Aunque este dato no significa que las jóvenes españolas asuman el maltrato como algo normalizado, sí ayuda a explicar los estereotipos que todavía perviven en las aulas.

Son el germen de los casos de violencia que, cada vez, se detectan a menor edad.

"Nos llaman la atención los casos de violencia de género entre personas muy jóvenes", advierte el forense Benito López de Abajo, director del Instituto de Medicina Legal de Galicia (Imelga).

Este organismo evalúa las situaciones de maltrato que se producen en la comunidad. Aunque los casos se han estabilizado en Galicia, sí se visualizan cada vez más las agresiones --físicas o psicológicas-- entre jóvenes. "Muchos han vivido en una situación de bienestar social, no es cuestión de estatus", avisa Benito López.



El último caso, un joven de dieciocho años detenido la semana pasada por agredir a su ex pareja en una calle de Vigo. Las estadísticas también confirman esta realidad. Desde 2005, unos 1.800 menores fueron denunciados en España por violencia de género. Los juzgados gallegos ya emitieron el año pasado varias órdenes de protección a mujeres de menos de 18 años. Y tramitaron más de una decena de procedimientos en los que el agresor no llegaba a la mayoría de edad.

Más allá del maltrato corporal, mucho más visible, los expertos llaman la atención sobre la presión psicológica que los jóvenes realizan sobre las parejas. "A veces nos centramos en la violencia física pero también hay que incidir en la psicológica, porque suele quedar más oculta y es más difícil de ver", explica María Carro, educadora social experta en violencia de género.

Ella ha llevado a cabo talleres de prevención con adolescentes, en los que se trata de evitar estos casos mediante la concienciación. "Muchas veces se cae sin darse cuenta", avisa Carro. Y es que la clave está en detectar el maltrato psicológico sobre la víctima, ya que puede ser el preludio de una agresión física.

"Asumen el maltrato físico como normal o justificado"
 
El estudio sobre violencia machista entre jóvenes  llamaba la atención sobre los estereotipos que mantienen chicas y chicos respecto a su papel en una relación. Las conclusiones del informe eran demoledoras:

las chicas "pasan por alto actos como que les controlen el móvil, la ropa, con quien deben o no salir, que les griten, que se enfaden sin motivo, o incluso los pequeños golpes". 

Los expertos coinciden en que el problema de la violencia de género se ha visibilizado, pero que todavía pervive en muchos jóvenes un concepto de dominio del hombre sobre la mujer. "Es sorprendente lo asumido que en numerosas ocasiones tienen que cierta violencia física es normal y justificada", alerta Manuel Lopo, que recoge los testimonios de los educadores con los que trabajan.

Los estereotipos:

De hecho, María Carro confirma este extremo. Tras año y medio de experiencia de prevención en las aulas gallegas, esta educadora social destaca también que, por extraño que parezca:

son las propias mujeres las que asuman que las chicas no tienen los mismo derechos y libertades que los chicos en una relación afectiva

Según Carro, "sorprende que las chicas tienen más estereotipos que los chicos, y que las mujeres los sigan manteniendo". De ahí la importancia de inculcar el valor de la igualdad desde la infancia, algo que ya se está haciendo en niños de 4 años.

Educadores, psicólogos y forenses clínicos también coinciden en que los antecedentes familiares de maltrato pueden ayudar a reproducir esta situación en los hijos de la pareja, pero no tiene por que haber relación directa. "El contexto de los amigos es más influyente", recuerda María Carro. "Es posible verse inmerso en estas situaciones no habiendo tenido antecedentes", añade el psicólogo Manuel Lopo .

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Queremos saber lo que opinas. Gracias por colaborar.