Peritajes psicológicos

Instituto Europeo Campus Stellae
Área Violencia Doméstica y Maltrato
Formación-Becas-Asesoramiento
www.campus-stellae.com
Te ayudamos:
live@campus-stellae.com

Algunos psicólogos forenses se OLVIDAN de:

 - Las intervenciones des del ámbito clínico o psicosocial son incompatibles con la actuación como forense o perito en el ámbito judicial. Bajo requerimiento judicial, previa autorización por parte del paciente, el psicólogo puede intervenir como testigo calificado, pero informando, exclusivamente, de los hechos conocidos a través de la asistencia que sean relevantes para el procedimiento que se sigue.

 - Los psicólogos que intervengan como peritos no realizarán intervenciones terapéuticas en el mismo caso, de acuerdo con lo señalado en las cláusulas de exclusión de la Ley y los criterios deontológicos.

 - La misma precaución habrán de tener los profesionales mediadores, que evitarán intervenir en la evaluación y tratamiento de los casos en los que hayan efectuado o intentado la mediación.
   
         La notificación de ASI/MI consiste en comunicar aquello que sabemos a los equipos de la Administración que se ocupan de la protección del niño o a los de la Justicia, que están organizados en el territorio conforme a unos circuitosque es preciso conocer.


La notificación es uno de los primeros pasos que deben darse para ayudar al niño y a losadultos, al margen de la dimensión punitiva que más tarde pueda de ella derivarse.
       
Actitud del psicólogo
            Se recomienda escuchar, atender y dar siempre credibilidad a las manifestaciones de ASI/MI efectuadas por niños y adolescentes.
Si posteriormente se considerase que aquello que nos han manifestado no es creíble, tendremos que valorar qué es lo que les ha conducido a expresarse en dicho sentido, ya que puede indicar la existencia de un malestar que requiere orientación.

          Actuación                 
         Objetivar y contrastar la posible detección, e intercambiar puntos de vista con otros profesionales del mismo equipo o de otros.

         Evaluar el nivel de urgencia de la situación. Se pueden distinguir tres tipos de situaciones: de riesgo, de sospecha o de certeza de ASI/MI. 

  - la necesidad de asistencia médica o psicosocial del menor
 - la necesidad de protección judicial-policial-administrativa del menor
 - la necesidad de recoger pruebas forenses antes de la desaparición de éstas.
EN LA EVALUACIÓN.
Objetivos

        La evaluación psicológica de los casos en que existe sospecha de ASI/MI debe hacerse cuanto antes mejor.
Teniendo en cuenta que nos encontramos frente a un menor y ante una sospecha de delito, la evaluación tiene dos objetivos:

 - Delimitar cuál ha sido la situación sufrida por el menor y especificarla lo más ampliamente posible.
 - Valorar cuáles son las medidas de protección y tratamiento que requiere.

        Deberá evitarse, siempre que ello sea posible, la repetición de exploraciones y la victimización secundaria, derivada esta última del excesivo número de sesiones y de la aplicación de técnicas innecesarias.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Queremos saber lo que opinas. Gracias por colaborar.