Soluciones para la prevención de la negligencia y el abuso sobre personas mayores

Instituto Europeo Campus Stellae
Área Violencia Doméstica y Maltrato
Formación-Becas-Asesoramiento
www.campus-stellae.com
Te ayudamos:
live@campus-stellae.com
+0034 981 94 08 09

Soluciones desde los profesionales

- Acceder a los puestos de trabajo con una mejor formación profesional. Los terapeutas ocupacionales que atienden a la población mayor requieren de conocimientos específicos y una especialización permanente.

- La profesionalidad es imprescindible, asimismo es necesaria una especial empatía con las personas mayores, y una motivación profesional.
Soluciones desde la profesión

- La coordinación entre los profesionales es indispensable, ya que en la atención integral a las personas mayores inciden múltiples factores.

- Creación de protocolos concretos y claros para evitar tanto la indefinición de contenidos y la intercambiabilidad de profesionales.

- Evitar el corporativismo profesional a la hora de proceder a advertir, a quien corresponda, de las conductas negligentes o abusivas de los compañeros de profesión; se está jugando con la salud y el bienestar de una población frágil, vulnerable y desprovista de elementos propios para su autodefensa.

- Fomentar y transmitir, desde la dirección de las instituciones sociosanitarias, el reconocimiento al trabajo de la atención a la población mayor.
Soluciones institucionales

- Resolver la escasez de recursos destinados a la población mayor, y muy especialmente a la atención en el domicilio y otros dispositivos. Atender la escasez de profesionales formados y especializados en geriatría y gerontología.

- Vigilar y controlar el cumplimiento de la normativa legal, en la creación y mantenimiento de centros de atención sociosanitaria privados.

- Crear un censo, por municipios o barrios, que recoja a la población mayor, su situación personal, las necesidades de cada persona, los servicios que esta utiliza y la profundidad de estos. Este censo serviría de instrumento para llevar a cabo una mejor planificación de los recursos y adecuar a cada circunstancia los servicios de atención a cada mayor.

- Fomentar y ampliar la existencia de indicadores de calidad.

- Mejorar y profesionalizar la dirección/ gerencia de los centros asistenciales y hospitalarios para que desde estas instancias se conozcan las especiales características de las personas mayores.

- Elaborar políticas públicas de dignificación de la población mayor, que transmita a quienes se dedican a la atención de las personas mayores, desde cualquier instancia, los valores profesionales y sociales de su trabajo.

- Establecer criterios claros y definidos para las exigencias de formación y especialización en todos y cada uno de los niveles y categorías profesionales, para el acceso a los puestos de trabajo de atención sociosanitaria.

- Poner en conocimiento de los profesionales en qué consisten las conductas negligentes y abusivas, como primera media para que se conozcan, y se puedan desvelar otras en el caso de que existan.

- Concienciar al conjunto de los profesionales de la gravedad de las conductas negligentes y abusivas, tengan o no consecuencias "visibles" en los mayores, y transmitir que, para su detección es imprescindible evitar el corporativismo.


Lo primero que debe hacer el profesional que trata a personas mayores es estar informado y conocer en qué consiste el MPM (Maltrato a Personas Mayores), luego estar dispuesto a identificar una situación de maltrato y comunicarlo a las personas más indicadas.

Por otro lado, hay que informar a los mayores de que existen recursos y concienciarlos de que la mejor manera para que no padezcan tanto es denunciar.

Esto no siempre supone ir al juzgado, sino que se puede obtener ayuda de un trabajador social, de una institución, etc. La denuncia en el juzgado tiene que ser el último paso cuando ya no hay ninguna salida.

También hay recursos de carácter civil y administrativo que pueden proteger a la persona, como la incapacitación o el testamento vital.

Otro elemento sería distribuir los bienes para no depender económicamente de los familiares. Se calcula que el 85% de los mayores tienen una propiedad, si la venden o alquilan pueden tener recursos suficientes para no depender únicamente de las pensiones. Un ejemplo de esto son las "hipotecas inversas", con las que pueden recibir cada mes un complemento a su pensión y permanecer en su domicilio recibiendo ayuda formal, de este modo, el auxiliar que haga el servicio de ayuda a domicilio puede controlar si el mayor está bien alimentado y cuidado, si tiene un entorno familiar con problemas, etc.

En España, en la actualidad, el IMSERSO y la Sociedad Española de Geriatría y Gerontología (SEGG) están trabajando para establecer un protocolo de actuación para detectar posibles malos tratos en el ámbito comunitario, a través de los servicios sociales de las Comunidades Autónomas, centros de atención privada y hospitales, similar al que existe para los menores.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Queremos saber lo que opinas. Gracias por colaborar.