Red de Madres Damnificadas por el pretendido Síndrome de Alienación Parental

Instituto Europeo Campus Stellae www.campus-stellae.com Te ayudamos: live@campus-stellae.com +0034 981 94 08 09 Formación: bonificada-gratuita-becas

"Los jueces tienen que aplicar la ley, no su ideología”

Madrid, 26 abr (10), AmecoPress. La Red de Madres Damnificadas por el pretendido Síndrome de Alienación Parental o SAP está formada por mujeres que han sufrido o están sufriendo los efectos de la aplicación judicial del pretendido SAP en medio de un proceso de separación o divorcio.
“Si el CGPJ ya se ha pronunciado en el Observatorio contra la Violencia de Género en contra del SAP, no entiendo cómo es posible que los jueces lo puedan utilizar. Tienen que hacer cumplir la ley, pero también cumplirla, y no aplicar su ideología”, ha mantenido su presidenta, Purificación Vicente.
 
Aunque no se puede cuantificar a falta de una investigación minuciosa, son numerosas las mujeres que por toda la geografía española han perdido la custodia de sus hijos e hijas tras denunciar a su pareja por maltrato físico o psicológico contra las y los menores y contra ellas mismas.
 
Un síndrome que no es tal
 
La herramienta utilizada en los juzgados para dar la custodia al presunto maltratador y privar de ella a la madre es el Síndrome de Alienación Parental o SAP, y fue creado en 1985 en EEUU por el psiquiatra Richard Gardner.
 
Según el SAP, la madre utiliza al menor o a la menor hasta ponerle en contra del progenitor, hasta el punto de que este niño o niña inventa historias de maltrato físico y psicológico del hombre contra la madre o contra el o ella misma.
 
El propio psiquiatra creo el “tratamiento de la amenaza”, que recomienda, y hoy en día se aplica, que se le retire a la madre la custodia del o la menor, y que se le prohíba ningún contacto durante un tiempo, hasta que el o la menor estén “desprogramados”. A partir de ese momento las visitas tendrán que tener lugar en un punto de encuentro tutelado. En algunos casos, la sentencia ha considerado que el o la menor deber ingresar en un centro de menores, alejados de ambos progenitores.
 
Las asociaciones advierten del peligro de que los y las menores vuelvan con el maltratador, porque ellos, como las mujeres maltratadas, se adaptan y se autoculpan hasta considerarlo algo normal. Algún día, además, pueden perpetrar los mismos abusos a otras personas.
 
Aunque ha sido desestimado por numerosas asociaciones judiciales y psiquiátricas del mundo, sigue aplicándose en los juzgados, incluidos los españoles, a pesar de no constar en ningún documento legal. Como sus propias siglas van seguidas de numerosas y candorosas polémicas, los nombres que toma van variando.
 
“Cómo se ha demostrado que no es un síndrome, ahora lo tratan de nombrar como desorden, que tampoco se ha probado. También aparece como interferencias parentales. Son eufemismos. Con decir que la madre le manipula, le pueden quitar la custodia”, lamenta la presidenta de Crecer sin Violencia, quien además advierte de que Gardner “consideraba que la pedofilia era una orientación sexual más”.
 
Vulnerabilidad de las y los menores
 
Vicente ha contado como a su hijo de 4 años fueron a buscarlo agentes de los cuerpos de seguridad del Estado al colegio, sin avisar antes ni a ella ni al centro. Desde entonces, no ha podido volver a ver al pequeño. “Están haciendo verdaderos estragos con los más vulnerables, que son los niños”, denuncia la presidenta de FAVIDE.
 
Denuncian la poca preparación del personal de los puntos de encuentro, y la poca sensibilidad de los tribunales. “Hemos presentado vídeos de niños contando con pelos y señales lo que les hacía su padre a juicio, y le han dado la custodia. Está claro que no los veían, porque no hay nadie que tenga corazón para hacer eso después de ver ese testimonio”.
 
Además, los juzgados que aplican en SAP tampoco admiten como pruebas los testimonios de las personas familiares de la madre, ni del colegio al que asisten los y las menores.
 
La Red de Mujeres Damnificadas por el SAP exige el fin del uso del SAP en los juzgados de familia, y de la aplicación del “tratamiento de la amenaza”, además de la anulación de las sentencias ahora vigentes. Cada primer lunes de mes se concentrarán a las siete de la tarde frente a los juzgados de Plaza de Castilla para hacerse oír. Además han solicitado entrevistas con los ministros de Justicia e Interior, y con la presidenta del Observatorio contra la Violencia de Género del CGPJ.
 
Desprotección de las mujeres maltratadas
 
Las asociaciones se han mostrado muy duras con los poderes ejecutivo y judicial. “Animan a que las mujeres denuncien el maltrato, pero éste no termina con la denuncia, continua y puede hacerse mucho más profundo. Las mujeres necesitan garantías de que van a estar protegidas, de que se las va a creer”, ha manifestado la presidenta de la Asociación Universitaria contra la Violencia Machista.
 
Asimismo han puesto en evidencia la incoherencia presente en la enorme distancia entre el trato que se da a los hombres maltratadores. “Entre los casos de violencia de género, en los que el maltratador ha sido condenado, y por tanto probada su culpabilidad, la retirada del régimen de visitas de las y los menores no llega al 1%”, ha mantenido la presidenta de Crecer sin Violencia. También se han posicionado contra la teoría de las denuncias falsas de mujeres, que consideran muy puntuales.
 
Esta nueva red cuenta con el apoyo de numerosas asociaciones de mujeres, entre las cuales se encuentran la Federación de Mujeres Separadas y Divorciadas, la Federación de Mujeres Progresistas, Mujeres Juristas Themis, Fundación Mujeres, Comisión de Malos Tratos, Asociación Universitaria contra la Violencia Machista, Crecer sin Violencia y Nosotras en el Mundo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Queremos saber lo que opinas. Gracias por colaborar.