Farmamundi atiende a más de 1.800 víctimas de la violencia sexual en RD Congo


El proyecto de acción humanitaria se ha materializado a través de dos ONG locales con las que la organización trabaja desde hace años: Femmes Engagées pour la Promotion de la Santé Integrale (FEPSI) y Programme de Promotion des Soins pour la Santé Primaire (PPSSP).


La República Democrática del Congo (RDC), también llamada Congo-Kinshasa para diferenciarla del Congo-Brazzaville (o República del Congo) se encuentra situada en el centro de África. Desde hace más de una década, el país se ha visto inmerso en un conflicto que ha debilitado la estructura del Estado y ha normalizado la violencia dentro de la sociedad.

A día de hoy, pese a que la guerra de los Grandes Lagos cesó oficialmente en 2003, su población sufre, todavía hoy, las consecuencias de los enfrentamientos que mantienen vivo diferentes grupos armados, con un trasfondo de lucha por los recursos naturales que posee la región.

La violencia generalizada y las violaciones, la impunidad de los agresores, la pobreza extrema, así como la destrucción prácticamente total de las principales infraestructuras básicas como son los hospitales y las carreteras son algunos de los motivos por los que Farmamundi lleva trabajando en RDC desde 2006, con el fin de paliar la crisis permanente en el país.

En el último año, la organización ha prestado asistencia médica, psicológica y socioeconómica a 2.700 víctimas de violencia sexual en provincias de Kivu Norte y Oriental del país, las más castigadas por el conflicto al albergar varios grupos armados. Para prevenir estas agresiones sexuales y favorecer las condiciones de vida de la población, Farmamundi ha desarrollado, con el apoyo de la Junta de Comunidades de Castilla La Mancha, un proyecto de acción humanitaria a través de dos ONG locales con las que trabaja desde hace años: Femmes Engagées pour la Promotion de la Santé Integrale (FEPSI) y Programme de Promotion des Soins pour la Santé Primaire (PPSSP).

El proyecto, ejecutado en 2010 y financiado con un total de 245.561.000 euros, ha beneficiado a más de 53.000 personas, entre víctimas y personas participantes en las actividades de información y concienciación, a través de las más de 1.000 sesiones de sensibilización realizadas en terreno.

Christian Dufourcq es coordinador de Proyectos de Farmamundi en RDC. Desde el Centro Hospitalario especializado en salud materna, sexual y reproductiva de FEPSI en Butembo, una de las infraestructuras sanitarias ampliadas gracias al trabajo en el terreno, explica los logros conseguidos en el marco del proyecto: “Se han mejorado las estructuras sanitarias mediante la construcción de nuevas instalaciones, como es el caso del departamento de ginecología y obstetricia que cuenta ahora con servicios higiénicos dotados de la correspondiente fosa séptica para el saneamiento ambiental. Asimismo, se ha equipado a la cocina, que ya existía en el hospital, con material y utensilios de cocina.”


MEDICAMENTOS Y MATERIAL SANITARIO a iniciativa, llevada a cabo por FEPSI en colaboración con Farmamundi, tiene, además, un componente importante de aprovisionamiento de material sanitario y medicamentos. Tanto el Centro Hospitalario FEPSI en Butembo, como los 10 centros de detección voluntaria del VIH-SIDA y los 17 centros de salud de la red institucional del Ministerio de Salud integrados en el proyecto, reciben estos suministros especializados que garantizan una buena asistencia médica y psicosocial a las víctimas.

Todas las personas que sufren una violación, generalmente mujeres y niños, tienen que pasar por los centros de diagnóstico voluntario (CDVA) para asegurar que no han contraído alguna enfermedad de transmisión sexual (ETS), sobre todo, VIH-SIDA. “Si la persona llega al centro antes de las 72 horas postagresión, se la trata con el kit PEP (Post Exposure Profilaxy) para evitar un embarazo o la transmisión del VIH y otras ETS”, detalla la responsable del Departamento de Gineco-obstetricia del Centro Hospitalario FEPSI, la doctora Gertrude Malongi.

PRODUCCIÓN PECUARIA Y FORMACIÓN EN OFICIOS
Otro de los objetivos del proyecto de Farmamundi en RDC ha sido la reinserción socioeconómica de las víctimas. En República Democrática del Congo la violación es un estigma que persigue a muchas de las víctimas, repudiadas por sus familias y comunidades. En este sentido, la asistencia psicosocial prevé la donación de una pareja de cabras para que la persona pueda ser autónoma económicamente y recupere su autoestima.

“En cuanto a la reinserción de las víctimas, con FEPSI se ha conseguido, a través de este proyecto, que 70 mujeres sean destinatarias de dos cabras, hembra y macho, para poder iniciar una producción pecuaria. Para esta actividad, se ha contado en todo momento con un veterinario que ha asegurado que las mujeres beneficiarias consiguieran su objetivo y que la primera cría fuera rembolsada al proyecto para servir a nuevas mujeres a través de la donación”, explica el coordinador de Farmamundi en el país.

Este proceso de dotación de cabras forma parte de la estrategia para asegurar que estas mujeres puedan iniciar un proceso de reinserción social. Igualmente concebidos para facilitar la reintegración socioeconómica de las víctimas son los cuatro nuevos centros de Terapia ocupacional levantados por la ONG local PPSSP. En estos centros, las mujeres son capacitadas en oficios que ofrecen una oportunidad de inserción laboral, como es la costura, la tintura africana o la elaboración de cestas.

Sin embargo, sin el apoyo de las consejeras todo este proceso que va desde la detección de un caso de violencia, pasando por el tratamiento y la reinserción no sería posible. Las agresiones se dan mayoritariamente en las zonas rurales, en pequeñas comunidades en las que estas consejeras gozan de cierta autoridad y respeto. Así lo argumenta la animadora de FEPSI, Kayisavira Vera: “Normalmente son a ellas a quien acuden las víctimas de una violación. A partir de ahí se inicia un proceso de acompañamiento que termina por reproducirse entre las mujeres de la comunidad. Sensibilizándose y concienciándose unas a otras”.

En este sentido, el proyecto pone especial énfasis en la formación tanto de los agentes comunitarios como del personal sanitario que atiende a las víctimas, para poder tratarlas de manera gratuita de las diferentes afecciones que presentan cuando acuden a alguno de los centros de salud. “Se ha capacitado al personal médico, permitiendo dar asistencia médica y psicológica a 1.850 personas y se han reinsertado social o económicamente a 530 víctimas repudiadas por sus familias y comunidades.”, explica Christian.

Gracias a las jornadas de sensibilización con enfermeras consejeras formadas en el marco de este proyecto, así como a agentes comunitarios, se está logrando que la población tome conciencia de la gravedad de las violaciones y de las consecuencias físicas, psicológicas y legales que las rodean. Hoy en día, muchas víctimas de violencia sexual se han convertido, sin quererlo, en consejeras. Hasta que cese la violencia generalizada y la impunidad de los agresores deje de ser una realidad, estas mujeres seguirán acompañando a nuevas víctimas en un proceso largo en el que Farmamundi se ha comprometido a seguir apoyando con nuevos proyectos.

Fuente: http://www.xornal.com/artigo/2011/01/28/sociedad/farmamundi-atiende-mas-800-victimas-violencia-sexual-rd-congo/2011012816412800189.html


Instituto Europeo Campus Stellae

www.campus-stellae.com
live@campus-stellae.com
+0034 981522788
Formación: bonificada - F.S.EBECAS 60%