Retroceso social, inherente a nuestra voluntad.

CURSOS - MÁSTER
ASISTENCIA LEGAL Y PSICOLÓGICA
Instituto Europeo Campus Stellae
www.campus-stellae.com
live@campus-stellae.com
+0034 981 52 27 88
Formación: bonificada-gratuita-BECAS

Es increíblemente indignante tener que leer estas sentencias. Esto me recuerda a un capítulo del libro "La mujer desnuda", de Desmond Morris , sobre la importancia de las cejas en las mujeres a lo largo de la historia. Al parecer, en el Londres de la Época Victoriana una mujer enfermera era coaccionada para no llevar las cejas depiladas al trabajo con la finalidad de no excitar a los pacientes.

¿A qué punto estamos llegando?; ¿Significa esta sentencia que las mujeres de esta empresa son demasiado sexys a los ojos de los hombres como el la citada época victoriana?; ¿Seguimos siendo consideradas un objecto sexual inherente al control voluntario de los deseos sexuales de los hombres?; ¿Debemos nosotras, las mujeres de este planeta, limitarnos a "no provocar" el impulso sexual de los hombres"?; ¿Cuando dejaremos de ser consideradas un peligro en vez de personas que posuímos también otras cualidades además de las ya mencionadas físicas!?

Lo aún más triste es que el sistema judicial apoye este retroceso social. Lo esperable sería que no se dictaran este tipo de sentecias dado que van en contra de los derechos de libertad de la mujer como persona y segundo como mujer.


Un juzgado de Alemania ha establecido que los jefes tienen derecho a obligar a sus empleadas a llevar sujetador en su puesto de trabajo. Además, según esta sentencia, un superior puede decidir sobre otras cuestiones femeninas como la longitud de las uñas de sus trabajadoras.

La sentencia, además, asegura que lo más conveniente es llevar sujetadores blancos o color carne.

El Tribunal Laboral de North Rhine (Westphalia) ha establecido esta sentencia, según informa el diario Daily Mail, en relación a un caso sobre la manera de vestir y el aseo del personal de seguridad del aeropuerto, pero podrá ser aplicada en todos los lugares de trabajo del estado más poblado de Alemania.

El tribunal de Colonia afirma que "informar a las trabajadores de que tienen que llevar sujetador o que sus uñas deben tener una longitud máxima de medio centímetro no afecta a los derechos personales ni supone una violación desproporcionada de los mismos".

Además, el tribunal sentencia que lo más conveniente es que las mujeres lleven sujetadores blancos o color carne a sus puestos de trabajo y si se lleva ropa interior más llamativa es necesario utilizar camisetas interiores para evitar que se pueda trasparentar.

La resolución que recoge el citado diario ha sido aplicada para la empresa de seguridad que gestiona los controles de pasajeros de los aeropuertos en el estado. Los trabajadores consideran que las normas que marca la compañía son demasiado duras, pero el tribunal se ha mostrado a favor de ellas.

En cambio, el tribunal, ha considerado excesivo que la normativa de la empresa decida sobre qué color de pelo o del esmalte de uñas es adecuado para ir a trabajar. BQM

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Queremos saber lo que opinas. Gracias por colaborar.