Piñera, sobre la niña embarazada: “La vida de la madre está en primer lugar”

Instituto Europeo Campus Stellae
Becas en Másteres en Violencia Doméstica y de Género, Maltrato al Menor, Violencia Filio-parental o Acoso Escolar. Precio final 1200€.
www.campus-stellae.com
live@campus-stellae.com
+0034 981522788

  • El presidente de Chile dice que velarán por la salud de la pequeña violada por su padrastro
  • Alaba la "madurez" de la menor, que dice que cuidará del bebé pese al daño que le hizo el padre

Agencias Santiago 10 JUL 2013 - 06:41 CET


El presidente chileno, Sebastián Piñera, destacó este martes la madurez de Belén, nombre por el que se conoce a la niña de 11 años violada y embarazada por su padrastro, a raíz de las declaraciones de la pequeña en una entrevista televisiva, en la que dijo que pese al dolor que le causó el violador, iba a querer y cuidar del bebé. El mandatario aseguró que el Gobierno protegerá la salud de la menor, y reiteró que en Chile “la vida de la madre está siempre en primer lugar”.

El caso de Belén ha causado una polémica nacional y ha reabierto el debate sobre el aborto en Chile, país donde no está permitido bajo ningún concepto, tan siquiera si la vida de la madre corre peligro. La denuncia del embarazo y violación de la menor la hizo la abuela de la niña, residente en Puerto Montt, a unos 1.000 kilómetros al sur de Santiago, quien presentó el caso ante la justicia el pasado 11 de junio. Esta semana el padrastro fue detenido y confesó haber violado a la menor.

"Le he pedido al ministro de Salud que se preocupe personalmente por cuidar la salud de Belén", dijo Piñera. "Estamos permanentemente preocupados de la salud y de proteger la vida de Belén". El mandatario ha indicado que en ocho semanas -la niña está embarazada de 14-, los médicos podrían provocar el parto. "Si fuera necesario tener un nacimiento prematuro, se tendrá que realizar esa terapia", añadió. "En nuestro país la vida de la madre está siempre en el primer lugar, y nosotros vamos a saber proteger la vida de Belén con todos los instrumentos que nos da la ciencia médica y con todo el cuidado que le está prestando el sistema público de salud", afirmó.

Adelantar el parto sería buscar la misma solución que le dieron a Beatriz, la mujer aquejada de una enfermedad grave a la que no se permitió abortar en El Salvador, hace unas semanas. Su hijo nació muerto, como se esperaba, puesto que era un feto inviable.

Además de reiterar su intención de proteger la salud de la niña, el presidente chileno alabó públicamente sus declaraciones. "Ayer (por el lunes) nos sorprendió a todos con palabras que demostraban una profundidad y una madurez cuando dijo que a pesar del dolor que el hombre que la violó le había causado, ella iba a querer y cuidar a su guagüita (bebé)".

La niña, entrevistada por Canal 13 de televisión, dijo que el bebé "va a ser como una muñeca tenerla en mis brazos". "La voy a querer mucho aunque sea de ese hombre que me hizo daño. Igual la voy a querer, la voy a cambiar", dijo la pequeña, que sufría abusos desde los nueve años, con el conocimiento de su madre. "La relación fue consentida", alegó incluso la mujer, algo que ha negado Belén.

Aunque ni la familia ni la menor han solicitado públicamente la interrupción del embarazo, varias organizaciones sociales y candidatos presidenciales reivindicaron esta semana la necesidad de cambiar la ley para permitir el aborto en caso de violación o riesgo para la madre. La exmandataria y candidata en las elecciones presidenciales de noviembre Michelle Bachelet ha planteado que tanto el aborto terapéutico como el que pretende interrumpir el embarazo fruto de una violación deben despenalizarse. Organizaciones como Corporación Humanas, Observatorio Género y Miles Chile instaron a reabrir el debate.

Por el contrario, líderes de la conservadora Unión Demócrata Independiente, el mayor partido de gobierno, defendieron la prohibición. "No estamos de acuerdo en ningún tipo de aborto, ni siquiera el terapéutico, que de terapia no tiene nada", afirmó la portavoz del Gobierno, Cecilia Pérez.

El diputado Issa Kort incluso afirmó que la niña de 11 años estaba preparada para ser madre. "En el momento en que una mujer vive su primera regla, su primera menstruación, es porque su organismo ya está preparado para ser madre, para engendrar. No son las condiciones ideales, pero si pensamos en la Edad Media o los principios del Renacimiento, las mujeres efectivamente eran madres a los 15, 14, 16 años", argumentó.

No hay cifras de cuántas mujeres abortan cada año ilegalmente en Chile. Algunos datos no confirmados hablan de más de 100.000 abortos anuales para una población de ocho millones de mujeres.

Fuente: El País.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Queremos saber lo que opinas. Gracias por colaborar.