MALTRATO ENTRE IGUALES - BULLYING

Instituto Europeo Campus Stellae
Becas en Másteres en Violencia Doméstica y de Género, Maltrato al Menor, Violencia Filio-parental o Acoso Escolar.
www.campus-stellae.com

live@campus-stellae.com
+0034 981522788

 

Fuente: actualpsico.com
  
El fenómeno del “maltrato entre iguales” o “bullying”, hace referencia al establecimiento y mantenimiento de relaciones desequilibradas de poder entre sujetos que conviven en contextos compartidos del entorno escolar, durante espacios de tiempo prolongados, en las que se establecen dinámicas de dominación y sumisión que desembocan en agresiones de quienes ejercen el poder de forma abusiva hacia quienes son sometidos al papel de blancos o víctimas de esos abusos (Avilés, 2006a; Olweus, 1978, 1998; Ortega 1992).

Existen tres criterios generales de clasificación del acoso entre iguales:
  • Respecto a la forma: las agresiones pueden ser verbales, físicas sobre las personas o sus pertenencias, de exclusión social o relacional, de alto daño psicológico o relacional o focal en el ámbito sexual, homofóbico, racista, y hacia alumnos con necesidades específicas de apoyo educativo.
  • Respecto al fondo: se centra en las intenciones de quienes actúan y los efectos que producen en los destinatarios, donde las acciones de agresión persiguen provocación, ridiculización, exclusión, difamación, humillación, suplantación de personalidad, chantaje, dominio- sumisión, etc.
  • Respecto al escenario: tradicionalmente el maltrato entre iguales se ha desarrollado en escenarios presenciales y reales en los que víctima y agresor ‘se veían las caras’, sin embargo, cada vez con más fuerza el maltrato se está llevando a escenarios virtuales en lo que se está denominando como ciberbullying apoyado por el auge y manejo de las nuevas tecnologías de la comunicación.
 
No hay un único perfil de víctimas, agresores o espectadores. En la figura de la víctima con mayor frecuencia se encuentra una figura pasiva, sin embargo, también es posible encontrar víctimas provocativas que generan en su entorno situaciones irritantes y terminan siendo blanco de las iras del agresor. También nos encontramos con víctimas ‘seguras’ (Avilés, 2006a) chicos y chicas que son buenos estudiantes y que, entre otras razones, se convierten en blanco y objetivo de los agresores.

En el caso de los agresores, el agresor más usual es el seguro, aunque también puede surgir el agresor ‘secuaz’ (Olweus, 1998) quien se suma a los ataques una vez el agresor principal lo ha hecho o ha dado la orden. Incluso en el caso de los espectadores también se han descrito variantes (Avilés, 2006a; Ortega y Mora Merchán, 1997) que van desde los indiferentes a los culpabilizados por las situaciones que contemplan.

Fuente: EL MALTRATO ENTRE IGUALES: “BULLYING” . José María Avilés, María Jesús Irurtia, Luis Joaquín García-Lopez y Vicente E. Caballo. Behavioral Psychology / Psicología Conductual, Vol. 19, No 1, 2011, pp. 57-90.


FORMACIÓN RELACIONADA:


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Queremos saber lo que opinas. Gracias por colaborar.