El anuncio de tallas grandes que la televisión estadounidense no quiere que veas

Instituto Europeo Campus Stellae
Formación en prevención e intervención de Violencia y Maltrato
www.campus-stellae.com
info@campus-stellae.com
+0034 981 522 788

La publicidad y la violencia en nuestros cuerpos: El anuncio de tallas grandes que la televisión estadounidense no quiere que veas

Como se menciona en determinadas campañas, no sólo duelen los golpes, también la violencia psicológica, que puede ser ejercida por una pareja, una expareja, un familiar o los medios socializadores como lo son la televisión, radio, etc...

Saltándonos la violencia que ejerce Disney en nuestras mentes, y la que nos provoca escuchar determinadas letras de canciones o palabras (veáse lenjuage sexista como "coñazo"), nos dañan campañas publicitarias que muestran sin cesar los cuerpos que debemos tener.

En este caso, el artículo presentado muestra qué sucede cuando se pretenden erotizar en los medios cuerpos femeninos (cómo no) diferentes al canon establecido:

Modelos posando en ropa interior y una madre amamantando a su hijo. Eso es lo que podemos ver durante los 30 segundos que dura este spot, protagonizado por reconocidas modelos curvy como Ashley Graham. Un contenido que, al parecer, resulta inapropiado para la televisión estadounidense, quien ha decidido censurarlo.

Después de considerar peligrosos los huevos Kinder y seguras las armas, podríamos esperarnos casi cualquier cosa de Estados Unidos, un país que nos resulta a veces tan progresista y contradictorio a la vez. En esta ocasión nos hemos sorprendido con lacensura de uno de los spots publicitarios de la firma de lencería Lane Bryant, que forma parte de su campaña #ThisBody, la cual anima a las mujeres a sentirse bien sea cual sea la forma de su cuerpo.

En el anuncio no aparecen ni desnudos integrales, ni imágenes obscenas, pero aún así dos cadenas de televisión estadounidenses, la ABC y NBC, han decidido censurarlo, según ha informado la web TMZ. ¿Por qué han vetado este anuncio? ¿Qué lo diferencia de otros muchos protagonizados también por modelos en ropa interior? El motivo de su censura podría ser meramente comercial, pero tanto la web que ha informado de la noticia, como la conclusión del debate social que se ha generado coinciden en algo: la talla de las modelos.

"La campaña This Body pretender ser una forma divertida de celebrar y honrar a las mujeres de todas las formas y tamaños. Todas ellas deberían sentirse emponderadas para expresarse como mejor les parezca. Este anuncio no tiene nada de nuevo. Se trata de mujeres haciendo lo que les hace sentir guapas, amamantando a su bebé, alardeando de sus cuerpos, rompiendo barreras y siendo simplemente como quieren ser", ha explicado la firma de lencería a la web Racked.

Y razón no les falta, pues al ver el anuncio, nosotras al menos, no hemos encontrado ningún motivo por el cual censurarlo. Ni actitudes excesivamente sexualizadas ni desnudos explícitos. Simplemente a Ashley Graham y sus compañeras de profesión mostrando de manera elegante una nueva colección de lencería:

Por su parte, la cadena NBC declaró al diario Daily News que el rechazo se debió a que el anuncio no cumplía con una serie de pautas: "Como parte del procedimiento normal de publicidad, revisamos un primer corte del anuncio y pedimos pequeños cambios para que estecumpliese las pautas de emisión de indecencia (Broadcast Indecency Guidelines)". Unos cambios que Lane Bryant se niega a hacer.

Por muchas declaraciones que leamos, lo cierto es que sigue sin quedarnos claro qué habrá impulsado a estas cadenas a censurar el anuncio. Pero desde luego, lo que sí nos choca, es que se permita otro tipo de contenido mucho más explícito o en el que, muchas veces, se denigra a las mujeres, como ya pudimos ver en la campaña #WomenNoObjects. Y si no, que alguien nos explique por qué el anuncio de Lane Bryant no tiene cabida en la televisión estadounidense, pero otros, como este de la cadena de restaurantes Carl's Jr, sí.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Queremos saber lo que opinas. Gracias por colaborar.